lunes, 19 de noviembre de 2012

Cómo sacar partido a los extras de las nuevas placas base 3/5

Utilidades para mejorar el rendimiento

Para el apartado de la productividad, las funcionalidades avanzadas se centran en el procesador, la memoria o el almacenamiento. Aparte de las tecnologías y soluciones genéricas, como Overdrive, que en las plataformas AMD es la aplicación por excelencia para «tunear» los parámetros del sistema dedicados a controlar las prestaciones, existen otras más o menos propietarias que cada fabricante diseña para llevar la cuenta de frecuencias de reloj, voltajes, etc.

No entraremos en detalles acerca de las tecnologías y aplicaciones asociadas con los chipsets. Son comunes para una misma plataforma. Por ejemplo, con Virtu MVP se puede combinar el uso de una tarjeta gráfica dedicada con la integrada en la CPU, de modo que se pueda activar la tecnología QuickSync aunque esté usándose la tarjeta dedicada para acelerar juegos. Pero es una característica común a las placas de la serie 7 de Intel. Con OverDrive de AMD pasa algo similar.

MSI

Con la ayuda de su software Control Center se puede gestionar todo lo relacionado con la placa base, mientras que OC-Genie II está especialmente dedicada al rendimiento. Básicamente lo que hace es automatizar el aumento de rendimiento del sistema del modo más estable posible mediante un proceso de cambio de parámetros y análisis de la estabilidad, hasta encontrar los valores óptimos.

Instant OC es otro de los recursos de MSI en este apartado. En modelos especializados, como los de la serie Big Bang, integra puntos de medida de voltajes, los V-Check Points, de agradecer para mediciones con multímetros.

Gigabyte

EasyTune 6 es el software desde el cual gestiona y monitoriza el sistema. Por ejemplo, los valores de velocidad de reloj, multiplicador (si el procesador está desbloqueado), etc. Además, cuenta con un asistente (EZ Setup) para facilitar la configuración de las tecnologías Start de Intel en el caso de que se trabaje con placas de este fabricante.

En cuanto al almacenamiento, existen modelos con capacidad para instalar una unidad mSATA en la propia placa, de modo que se pueda usar como caché (aceleradora para el almacenamiento) o como medio para acelerar el arranque del sistema.

Para los usuarios más exigentes y que se dediquen al overclocking profesional, hay también placas que integran puntos de medida, donde es posible obtener valores de voltajes con un multímetro.

Asus

Asus es uno de los fabricantes que más ofrece en este apartado, variando su oferta dependiendo del modelo de placa. Dentro de la gama Rampage, por ejemplo, existen un buen número de herramientas orientadas a mejorar el rendimiento del sistema. La denominación para casi todas ellas es ROG (Republic Of Gamers).

Un buen ejemplo es OC-key, un dispositivo para superponer en el monitor información sobre los parámetros de funcionamiento del equipo, así como para cambiarlos. Es un componente de hardware que se instala en la salida VGA junto con una conexión USB que inyecta la información que se superpone en la pantalla.

ROG Connect es un sistema perfecto para la práctica del overclocking desde un portátil u otro ordenador conectado mediante un cable USB al puerto ROG Connect. Mientras tanto, ROG iDirect es una extensión de ROG Connect, pero de forma inalámbrica y usando un iPad o un iPhone.

Manual placa
• Los manuales de las placas base están repletos de acrónimos y abreviaturas.

Para aplicaciones de overclocking avanzadas con uso de nitrógeno líquido, existen puntos de medida de temperatura especiales (Subzero Sense) para obtener valores precisos. Y, por si fuera poco, tienes a tu disposición el completo software AI Suite para llevar cuenta de los ajustes del sistema, así como de su monitorización. Turbo V es el nombre de la aplicación específica para overclocking del sistema.

Como Gigabyte, hay algunos modelos con ranura para instalar unidades mSATA en la placa base, a modo de acelerador para el almacenamiento usándolas como caché. Asus denomina a esta tecnología SSD Caching.

ASRock

Además del software Extreme Tuning o F-Stream, integra una interesante aplicación denominada XFast RAM. Lo que hace es configurar un disco RAM en memoria, de modo que se consiguen velocidades de acceso y rendimientos excepcionales. Mucho mejores que los obtenidos con discos SSD. Eso sí, necesitas tener una cantidad de memoria elevada para que sea interesante dedicar una parte a esta tarea.

OC Key
• En ocasiones, las herra­mientas para overclocking requieren instalar dispo­sitivos de hardware en la propia placa base.

Intel

En el apartado de rendimiento, cuenta con el software Intel Extreme Tweaker como baza para configurar estos parámetros más allá de la manipulación directa en la BIOS. Es muy versátil y completo, además de permitir monitorizar con mucha precisión los parámetros de funcionamiento del equipo, como temperaturas y voltajes.

¿Merece la pena?

El aumento del rendimiento es siempre deseable, pero no te ilusiones demasiado. Los procesadores están diseñados para funcionar en un margen de operación delicado, y el rendimiento extra que se obtiene no siempre es la panacea. De todos modos, los sistemas de overclocking automático, como los que implementan MSI y Asus, son bastante buenos y consiguen aumentarlo sin complicarnos la vida. ASRock y Gigabyte son menos fáciles de manejar.

La buena noticia es que las tecnologías que aumentan el rendimiento a partir del uso de discos SSD o de la instalación de discos RAM, son excelentes. Sin ir más lejos, Smart Response puede hacer que un disco duro magnético de 3 Tbytes se comporte casi como si fuera un SSD de 3 Tbytes. En general, el uso de discos SSD como unidades principales del sistema es una forma de aumentar el rendimiento general del PC sumamente efectiva, e independientemente de la placa, pero con el problema asociado de la escasa capacidad que tienen los modelos más asequibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Registrate y Recibe noticias directo a tu correo, te invito a comentar las publicaciones