viernes, 4 de mayo de 2012

La dirección IP no es una prueba para probar que alguien descarga archivos piratas

Un juez de Nueva York confirma que una dirección IP no es una prueba suficiente para probar que alguien descarga archivos piratas.

No se puede demostrar que la persona que descarga archivos piratas sea la misma que la que paga el acceso a Internet como correspondiente titular.

Según el juez, pasa igual que con las llamadas telefónicas. No se puede saber si el titular de la línea ha realizado una determinada llamada.

Además señala que una conexión, teniendo en cuenta las redes WiFi, puede haber sido empleado por varios miembros ya sean de la familia o de fuera de casa que hayan logrado conectarse.

Esta resolución podría ser un precedente para muchas denuncias a supuestos usuarios piratas. Pero aún así a partir de julio las operadoras podrán cortar el acceso a Internet a los usuarios que reciban seis avisos por descargar archivos protegidos con derechos de autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Registrate y Recibe noticias directo a tu correo, te invito a comentar las publicaciones